martes, 4 de mayo de 2010

El lado oscuro de la fuerza: Linux...


Tras varios meses de estar meditando las cosas y tras muchas pruebas de por medio (y porque no decirlo muchas aspirinas después) logre por fin comenzar a dominar un pequeño aspecto que tenía desde hace mucho inconcluso: Usar una distribución Linux.

¿Que me invito a dejar la comodidad de mi Windows 7 Ultimate que funciona tan bien y probar lo desconocido; el lado oscuro de la fuerza? Simple: la curiosidad.

Ahora bien este camino fue largo y tortuoso para nada me atreveré a decir que solo te bajas la imagen de un Live CD o un DVD y en veinte minutos tienes todo funcionando, que no tienes ningún problema y que los procesos de instalación son tan claros que no existe la posibilidad de una duda porque sería mentir en un nuevo nivel... superior al de los políticos de todas las épocas !!!

De hecho el gran problema inicia desde que distribución usar ya que hay tantas con una cantidad enorme de contradicciones y repeticiones en la información que es tan confuso que la única manera de salir de estos problemas es probando la distribución y ver si te gusta para después al instalarla ver cuantos o cuales problemas te pueda ocasionar (quizás solo sea algo menor o hasta ninguno o de plano no se instale) pero está es la única manera de saberlo.

Entre las grandes diferencias con Windows es que no existe un tipo de programa que revise tu hardware para poder definir si tus componentes serán todos compatibles o existen controladores y aunque es cierto que este sistema no funciona de todo bien en Windows este te asegura que aunque no existan drivers actualizados si tienes los de una versión anterior del sistema estos se pueden instalar en la nueva y funcionar. Pero en varias distribuciones Linux te enfrentas a tener que compilar un driver y eso para un usuario novato o que quiere probar es un cero que termina con botar a Linux.

Por ello mi enfoque es: usar una distribución Linux que sea fácil y completa, no de problemas y su configuración sea simple de comprender haciendo un gran incapie en que exista una forma fácil de encontrar drivers y de actualizar. Pero lo más importante: que sea rápida de asimilar para un usuario de Windows que desea conocer sin ser víctima de evangelizaciones por parte de los fan-boys linuxeros y sin que te lancen cientos de líneas de código para hacer quien sabe que cosa incomprensible o que parecen estar escritos en un idioma quien sabe si de esta nuestro planeta tierra.

Por ello antes de comenzar este viaje he decidido poner mis dos metas básicas que seguiré en todo momento:
  • Nunca tomar por conocido o entendido el más mínimo detalle, sino explicar todo de manera comprensible y fácil.
  • Proponer un sistema funcional que permita tener Windows y Linux sin tener que sacrificar nada, sin tener que andar con complicaciones y que no tenga absolutamente ningún efecto con Windows y viceversa.
Lo único necesario en hardware para este proyecto es lo siguiente: dos discos duros físicos (no dos particiones) uno en donde este Windows (no importa que versión ni cuantas particiones tenga de hecho no le haremos nada de nada) y otro con un mínimo de 10 Gb libres o de capacidad total de almacenamiento (puede ser uno en desuso que tengas por ahí o comprar uno de segunda mano), una unidad de CD o DVD y conexión a Internet por medio de un cable ethernet (no inalámbrica) esto último es de preferencia.

Así que sin más que decir y con todo a la mano en los próximos post entraremos al lado oscuro de la fuerza... y que las musas no se enojen !!!

Entradas populares