viernes, 1 de octubre de 2010

Que hacer con mi vieja PC, ¿A la basura? Parte 5

Tras los pésimos resultados con Windows 2000 SP4 que me dio este ya largo experimento con la PC-Tarro decidí cambiar radicalmente de enfoque y probar una distro linuxera en esta longeva máquina; la distribución que decidí usar fue Ubuntu Server en este caso la 10.04 que es la más actual.

Ahora bien, antes de que los fanáticos linuxeros aparezcan si leí las indicaciones para instalar la versión 10.04 LTS donde recomiendan un mínimo de 192 Mb de ram y recordando que el tarro tiene solo 128 Mb es obvio que no se tiene lo mínimo recomendado (a menos que me hayan enseñado mal matemáticas en primaria... bueno todo es posible en México) pero al estar googleando me encontré con muchos posts en otros blogs donde mencionaban que lo habían logrado instalar en máquinas con memoria igual hasta menor a la que se tiene por ello me anime a probar.


Aclarado eso (y de pasada acallada la masa de fans... por cierto aún no se si llamarme fan windowsero, supongo que cuando quiera ponerme etiquetas lo considerare) me descargue la imagen ISO, la queme en un CD por supuesto bajándome la versión para 32 bits y me dispuse a instalar.


Una vez conectado el monitor (si miraron el vídeo sobre Windows 2000 ya sabrán cual: mi viejo CRT que sigue jalando aunque no se como deshacerme de el) metí el CD e inicie. Aunque debo de decir que la configuración de Ubuntu Server es muy simple me encontré con un gran problema: tras pasar el formato del disco e iniciar la copia de archivos el sistema se bloquea marcándome corrupción en los archivos. Probé varias veces con el mismo disco pero el resultado fue siempre el mismo.

Tras esto me volví a descargar la ISO, quemarla de nuevo y comenzar otra vez el resultado: el mismo error sobre corrupción de archivos. Pero cosas curiosas pasaron mientras ya que me di cuenta de que la configuración de la BIOS del PC-Tarro siempre se borraba después de intentar instalar Ubuntu Server y en una ocasión de plano ya no inicio se quedo congelado el logo de compaq y de ahí ya no se movió.

Intente quizás por cercas de media hora y nada... así me senté y mire el pobre tarro (me dio algo de pena por cierto) ya que ni vaciando la BIOS, ni quitando la batería de la tarjeta madre, desconectando los dispositivos como el disco duro y la lectora de CD o removiendo la memoria RAM este lograba funcionar. Así lo apague, guarde mi viejo monitor de CRT y me dispuse a pensar en un buen nombre para el post mortuorio de este aguantador PC-Tarro.

Pero las musas dispusieron algo diferente... a la mañana siguiente no se exactamente porque (aunque rima con: obsesivo-compulsivo) prendí el Tarro de nuevo y... Voila!! Prendió!!! Y la BIOS cargo de nuevo y esta vez con el CD de instalación de Windows XP pude comprobar que estaba funcionando. (Nota: no instale de nuevo XP solo fue para probar y no metí de nuevo el CD de Ubuntu Server porque no quería tentar al destino).

Este quizás haya sido el momento más extraño de toda esta aventura ya que sigo sin comprender que es lo que paso con la BIOS, como es que funciono de nuevo y como le hizo la gente que instalo Ubuntu Server en máquinas como esta con éxito (aunque no me quita el sueño). Pero no quise dejar de lado los sistemas operativos de servidores así que me dispuse a instalar ahora Windows Server 2003 R2 pero eso será en el próximo post.

PD. No tome imágenes de la máquina con Ubuntu Server porque ya eran las 4 AM y estaba demasiado cansado pero algo paso porque la frustración que me dio con Windows 2000 se fue y al igual que le paso al tarro sigo sin comprender como paso (a las musas...).

Entradas populares